Todo sobre "masaje linfático"

Qué es el masaje linfático

Las primeras veces que se acude a un centro de spa solemos quedarnos indecisos ante el “menú de masajes” que se ofrecen y sobretodo ante uno llamado masaje linfático. Muchas veces se nos explica en el momento y solemos probar el masaje linfático. Así, con más tranquilidad entendamos qué es el masaje linfático. El sistema linfático, drenaje del cuerpo El masaje linfático tiene mucho que ver el sistema linfático de nuestro organismo. El sistema linfático es el que se encarga de recoger la linfa hacia el torrente venoso del sistema circulatorio. La linfa es producto del exceso de líquido de los capilares sanguíneos. Entre las funciones del sistema linfático están las de mantener el equilibrio osmolar para mejorar la eliminación del líquido intersticial. En palabras simples permite el drenaje de líquidos acumulados en nuestro organismo. Por diversos motivos la función que cumple el sistema linfático no se puede desarrollar adecuadamente. Así la forma menos invasiva y más eficiente de estimular este proceso es mediante el masaje linfático. La clave del masaje linfático está en el drenaje de las proteínas contenidas en la linfa. Además se busca que la linfa no se estanque ni se sature de substancias de desecho o,  en el peor de los casos, de ciertos gérmenes nocivos. Cuándo es necesario un masaje linfático Un masaje linfático es oportuno para los casos de varices, edemas faciales, la fastidiosa celulitis, el acné, cansancio en las piernas, enfermedades respiratorias (rinitis, sinusitis, etc.), diversos edemas (embarazo, migrañas, traumas, menstruación, etc.)....