Volver
Compartir

Sesión de masajes con piedras calientes en casa

Balnearios & Spa . Ofertas para tus tratamientos de relax y belleza en spa y balnearios

Sesión de masajes con piedras calientes en casa

Las veces que usted haya podido acudir a un centro de spa, es muy seguro que recordará la sesión de masajes con piedras calientes de manera especial. Esa misma sensación la puede revivir en casa y en el momento que usted más quiera. Veamos como podemos hacerlo realidad.

Sin importar el origen de los masajes con piedras calientes, el tipo de piedras utilizadas y el porqué usualmente vemos que son de color negro, no podemos negar que una sesión de masajes con piedras calientes nos brinda altos índices de relajamiento y bienestar. Solo sabemos que algo tiene que ver con la temperatura a la cual se calientan y la manera paulatina con la que se enfrían.

Lo que necesitamos para un masaje con piedras calientes

Primeramente necesitamos las piedras. Estas las podemos comprar en cualquier casa naturista o en los mismos centros de spa. Muchas veces durante algún viaje podemos encontrarnos con piedras similares de forma ovaladas y de distintos tamaños. Puede recolectar algunas y no importa si no son negras ya que no las vamos a calentar exponiéndolas al sol ni con luz infrarroja. Necesitamos una pequeña estufa eléctrica, un termómetro con escala hasta 100° C, un recipiente mediano y aceite, que puede ser aceite neutro de almendras.

Las piedras calientes y la sesión en casa

Procedemos a calentar las piedras. Coloquémosla en el recipiente con agua y controlemos la temperatura hasta llegar a un rango entre 50 y 65 °C  y mantengámosla a ese nivel regulando la intensidad de la estufa. A la vez podemos aprovechar el agua para calentar un poco de aceite mediante baño María.

Acomódese bien sobre su cama o el piso colocando algunas sabanas para obtener un poco de comodidad. Tenga a la mano la estufa con las piedras a la temperatura ideal. Aplíquese el aceite sobre su espalda y comience a colocarse las piedras calientes sobre la misma de preferencia sobre toda la columna vertebral (desde la nuca hasta llegar a los glúteos). A medida que una piedra se enfría vaya cambiándola por otra caliente. Otras zonas para colocar piedras son ambos costados de la espalda, sobre el vientre, frente, barbilla, mejillas, brazos y piernas. Si desea pasar a los masajes solamente haga una ligera presión de las piedras con el cuerpo dibujando un “ocho”.

Una media hora de sesión de masajes con piedras calientes en casa es suficiente para lograr reducir ciertos dolores musculares, inducir al relajamiento, reducir el estrés y alcanzar un equilibrio corporal.

Foto: flickr.com/photos/witchesfallscottages/5798833528
¿Te ha gustado Sesión de masajes con piedras calientes en casa? Pués díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Haz tu comentario en relación con el tema Sesión de masajes con piedras calientes en casa y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación al reportaje Sesión de masajes con piedras calientes en casa o con Balnearios & Spa hazlo aquí. Gracias.

¿Quién es V ?

Ver otros artículos de